Sol Puntano comenzó la producción de hortalizas de otoño-invierno

Los trabajos se realizan en un predio de dos hectáreas, donde se producirán distintas hortalizas como acelga, espinaca, remolacha, lechuga, rúcula, repollo y coliflor, entre otras, sumado a las 20 hectáreas asignadas a la comunidad criolla y boliviana. Las mismas serán destinadas a las ventas directas que lleva adelante la colonia agrícola.

Sol Puntano lleva adelante diversos trabajos de producción local en su predio ubicado en la Autopista de las Serranías Puntanas, kilómetro 797,3. En ese sentido, desde la Colonia Agrícola Experimental informaron que iniciaron los trabajos de trasplante de hortalizas de otoño-invierno, con el objetivo de continuar con la producción de distintas variedades durante todo el año.

Las hortalizas que se están trasplantando son: acelga, espinaca, remolacha, lechugas de distintas variedades, rúcula, repollo, coliflor, entre otras. Las tareas se llevan a cabo en dos módulos de 2 hectáreas (1 hectárea por cada módulo) que han sido reemplazados, ya que anteriormente en ese lugar había hortalizas de verano.

“Estos son lotes que se limpiaron y prepararon nuevamente, en ellos tuvimos cultivos que ya terminaron su ciclo, como tomates, berenjenas, pimientos, cebollas”, contó el jefe del Subprograma Colonia Agrícola, Alfredo Cartellone.

“Esos trabajos los llevamos a cabo para contar con verdura fresca y seguir ofreciendo estos productos de estación en las ventas directas de Sol Puntano, como así también en algunos casos a distintas verdulerías. Estas variedades están adaptadas al fotoperiodo, es decir que se adaptan a las condiciones climáticas de cada estación”, comentó.

Además, indicó: “Todo esto se hace por un sistema de riego presurizado por goteo. En cuanto a la cosecha, la misma es escalonada y depende de la especie y también de cada variedad. Son ciclos muy variables, por lo que estimamos las primeras cosechas a partir de los 60 días”.

Finalmente, agregó: “Asimismo, tenemos 20 hectáreas más de predios asignados a la comunidad criolla y boliviana que también se suman a este tipo de producciones de hortalizas de otoño-invierno, en el marco de un convenio de asignación de terrenos, asesoramiento técnico, aplicación de buenas prácticas agrícolas, para darle mayor volumen de producción”.